La Tortulia #128 – Theranos: el unicornio que nunca fue

272ral.jpg

En el 2014 la revista Forbes nos presentaba a Elizabeth Holmes, equipada con polera negra y todo, como la nueva Steve Jobs. El motivo era que Elizabeth, a través de su empresa, Theranos, planteaba una revolución de la medicina a través de unas máquinas revolucionarias que hacían exámenes de sangre en cuestión de horas, a precios extremadamente económicos, y con un pinchazo pequeño en el dedo. Causa de felicidad para todos los aterrorizados con las agujas.

Theranos se volvió una empresa valorada en nueve mil millones de dólares y Elizabeth era la niña mimada del mundo de los emprendedores exitosos. Pero como tantas veces, la realidad suena demasiado perfecta para ser real,  y las máquinas milagrosas que cambiarían el mundo de la medicina no eran más que una gran estafa que se une a una lista de timos de Silicon Valley junto a Juicero y el agua cruda.

La caída de Theranos sería estrepitosa y las mentiras cocinadas para tapar la realidad son material del más exquisito drama humano hilarante, y por eso lo compartimos con todos ustedes.

Descarga directa.

Recuerden unirse a nuestra gran comunidad que conversa estos temas de forma apasionada todas las semanas. ¡Ahora nos pueden escuchar en Spotify! Pueden dejar una reseña nueva en iTunes. Pueden hacerse amigos en nuestro Facebook, donde pasa todo. También suscríbanse por Ivoox  que es donde salen los capítulos primero. Tenemos Twitter. Si no se quieren suscribir a nada, ni bajar cosas raras, nos pueden escuchar por Youtube. Si prefieren escucharnos por radio, estamos los martes a las 22 por Radio La Otra. Si les queda más cómodo, nos pueden escuchar además por Google Play Music, Audioboom, Tunein, Spreaker  o Stitcher.

Imagen: no conseguimos créditos.

Fuentes:

Música, en órden de aparición:

  • El tema de la Tortulia es una versión de Caravan por Oleg Zobachev. El tema original es de Duke Ellington.
Anuncios

Un pensamiento en “La Tortulia #128 – Theranos: el unicornio que nunca fue

  1. TH(er)ANOS quiso hacer desaparecer al anatomopatólogo, al técnico del laboratorio y sobre todo a la competencia pero chasqueó los dedos y sólo se hizo desaparecer a sí mismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s